HA COMENZADO LA CUENTA ATRÁS PARA GAZA

Según un informe de la ONU, Gaza será inhabitable en tan solo un mes, en 2020, pero la realidad es que hace tiempo que en Gaza la vida cada vez se parece más a la muerte.

La población de la Franja vive en condiciones infrahumanas. 2 millones de personas, incluidas 1,4 millones de refugiadas y refugiados de Palestina, sobreviven prácticamente sin electricidad, sin agua, sin medicinas y, lo peor, sin esperanza, en una tierra que cuenta con 365 km2 y una de las densidades de población más altas del mundo. El 80% de los refugiados y refugiadas de Palestina depende de la ayuda de UNRWA, la Agencia de Naciones Unidas por los refugiados y refugiadas de Palestina, para sobrevivir

La cárcel más grande del mundo

Bloqueada por tierra, mar y aire desde hace más de una década, Gaza se ha convertido en la cárcel a cielo abierto más grande del mundo.

Durante la última década, las condiciones de vida en la Franja han empeorado considerablemente. El bloqueo, endurecido a raíz de la victoria de Hamas en las elecciones de 2007, ha diezmado las vidas de sus habitantes y también sus medios de subsistencia.

Sin posibilidad de entrar ni salir y con unas restricciones inhumanas a la importación y exportación de bienes y mercancías, una población bien formada y con alta cualificación profesional sufre la obstaculización constante de sus oportunidades de desarrollo personal y colectivo.

La situación en Gaza tiene un terrible impacto psicológico sobre la población. El número de suicidios ha aumentado alarmantemente y la población infantil de la Franja, que representa a más del 50% del total, necesita ayuda psicológica urgente.

La situación en Gaza tiene un terrible impacto psicológico sobre la población.

LAS RAZONES POR LAS CUALES

GAZA SERÁ INHABITABLE

NO SON HEROÍNAS, SON SUPERVIVIENTES

LOS ROSTROS DE GAZA

En Gaza las mujeres sufren por doble: se enfrentan a la violencia derivada de los valores patriarcales de la sociedad y a la situación provocada desde hace casi 13 años por la ocupación y el bloqueo israelí, que exacerban e introducen nuevas formas de violencia. En un escenario de destrucción, las mujeres rehacen y recuperan la vida. Tienen una gran capacidad de resiliencia y mantienen unido el tejido social de la Franja.

SI TE HA GUSTADO, COMPÁRTELO